Historia

Ochagavia / Otsagabia Casa Fortiño

Ochagavia / Otsagabia Casa Fortiño

Consta en la documentación del siglo XI con las grafías “Osxagauia” y “Oxssagauia”.

Cuando en el siglo XIV nacieron los tres quiñones o demarcaciones del Valle de Salazar, nuestra villa formó el tercero. La importancia demográfica y económica queda reflejada en la proporcionalidad de los representantes de los pueblos en la Junta. Los junteros administraron política y económicamente el valle. En 1.699 obtuvo, al igual que el resto de los quiñones, autonomía jurisdiccional, aunque la disgregación administrativa definitiva se efectuó en 1.864. No obstante subsistió la Junta General del Valle.

….
A fines del siglo XVIII la villa sufrió una de sus mayores catástrofes. En el año 1.794 los franceses invadieron territorio peninsular y en Ochagavía destruyeron completamente 182 casas y 52 bordas.

Antes de que mediara el siglo XIX la villa estaba ya reconstruida. Ochagavía se reconstruyó en el mismo emplazamiento y las tradicionales techumbres de madera se sustituyeron por otras de barro. Todavía, hoy, podemos recrearnos con las techumbres de tablilla de roble que conservan la torre de la iglesia y la ermita de Muskilda. Contaba entonces con una escuela de niños y otra de niñas. Servían la parroquia un vicario, de provisión del cabildo de Roncesvalles, y seis beneficiados, cuya presentación correspondía al rey o al cabildo, según el mes en que se diera la vacante.

Tenía caminos a Francia por Izalzu, dos al valle del Roncal, el de Pamplona y el de Jaurrieta a Aoiz.

Funcionaban un molino harinero, una fábrica de curtidos y otra de paños ordinarios.

A través de la documentación medieval descubrimos los rasgos esenciales de la economía ochagaviana. Los habitantes han vivido de la agricultura y la ganadería.

Además, el clima local forzó la trashumancia periódica del ganado hacia los pastos invernales de la Ribera de Navarra. Con el pasto del monte engordaban cerdos para provisión de las casas. Todavía en el siglo XV no constituye riqueza la madera, explotada únicamente para la construcción y las necesidades domésticas locales.

Además del molino harinero, de una tejería, de algún telar, ya desaparecidos, la industria artesanal se centró en los productos de la ganadería: curtido de pieles y elaboración de quesos.

Hoy, Ochagavía distribuye a su población en muy diversas actividades económicas, entre las que destacan la agricultura, ganadería y selvicultura; el turismo; la construcción y la administración pública, especialmente.

HERÁLDICA
Trae de gules y un lobo de sable con uñas doradas, que tiene atravesado en la boca un cordero de plata con los cuernos dorados sobre campo colorado. Este blasón corresponde también al Valle de Salazar y a cada una de sus villas.

En Ochagavía, así como en otros pueblos de Salazar, aparece este escudo de armas en la fachada de numerosas casas. Fue una concesión del rey Felipe II a los hidalgos de Salazar.

Ochagavia / Otsagabia - Escudo

Ochagavia / Otsagabia – Escudo